Cómo hacer las mejores fotografías de producto para tu Ecommerce

Uno de los principales inconvenientes de un Ecommerce o tienda online es que los clientes no pueden tener un contacto directo con lo que quieren comprar, solo tienen acceso a alguna imagen, un texto descriptivo y los comentarios de otros compradores. Las fotografías de producto, al igual que las descripciones y el buen hacer de la marca con sus clientes, se convierte entonces en esencial para que el comprador se decida.

Y no vale cualquier fotografía. Debe tener una calidad y estética que atraigan a la compra, permitiendo ver al cliente realmente cómo es el producto, sin distracciones y ajustándose a la realidad.

Lo primero de todo es tener buenas fotos, con una serie de requisitos:

 GRAN CALIDAD. Recuerda que, para que las imágenes se vean bien en Internet, se requiere una resolución de al menos 72ppp (puntos por pulgada).

TAMAÑO ADECUADO. Tiene que poder agrandarse sin que se pixele.

 PESO LIGERO. Puesto que las imágenes más pesadas tardan en cargar, ralentizarán el tiempo de carga de la web (con todo lo que ello implica).

BIEN ILUMINADAS. Una buena iluminación es clave para que el producto se vea bien, sin sombras.

 CUIDA EL ENFOQUE, COMPOSICIÓN Y ENCUADRE

¿Y cómo consigo todo esto?  Te damos unos cuantos trucos que te ayudarán, ¡atento!

Trucos para conseguir las fotografías de produtos perfectas

No uses flash: Al utilizarlo, corres el riesgo de que aparezcan zonas en sombra y, como se trata de un deslumbramiento directo, la foto parece que no ha sido hecha por un profesional. Aprovecha la luz natural.

Escoge siempre un fondo blanco: Esto ayudará a tus clientes a percibir el color del producto tal y como es. Además, sin otros elementos, no se distraerán de lo que quieres vender. Por otra parte, los fondos blancos facilitan la labor de los diseñadores a la hora de realizar composiciones y labores de post producción.

Muestra el uso del producto: Por ejemplo, si estás vendiendo una pulsera, es mejor que aparezca puesta en una muñeca: así el comprador tiene una referencia de cómo es y la percibirá más real. En caso de estar vendiendo artículos de decoración, puedes, por ejemplo, encajarlos dentro de un salón.

Ten a mano un trípode y usa el temporizador: Por mucho que tengas buen pulso, nunca tendrás la estabilidad que te dará un trípode. Los profesionales también recomiendan el uso del temporizador porque así evitas el leve movimiento que sufre la cámara cuando accionas el botón para sacar la fotografía.

Móntate un estudio casero: Si vas a sacar fotos a varios productos, mejor invertir algo de tiempo en preparar la zona. Solo tendrás que lograr una iluminación óptima y el fondo blanco que antes mencionábamos. Un truco sería el utilizar dos fluorescentes y una caja de cartón con el interior forrado de blanco: colocas la cámara y tienes una zona estupenda.

¡Ah! y si quieres saber qué herramientas utilizar para editar tus imágenes, una vez hechas, no te pierdas este post “Las mejores 10 herramientas gratuítas para editar imágenes”.

Añadir un comentario